¿Tu intestino es un auténtico “colador”?

El intestino es un órgano clave de nuestra salud. Una gran superficie en la que los nutrientes y los micronutrientes son seleccionados para penetrar en la circulación sanguínea y convertirse así, en sustancias nutritivas sanas y útiles para nuestro cuerpo.

Por desgracia, el intestino es frágil: su superficie es inmensa pero de poco grosor. Además, las células que lo componen, los enterocitos, que se mantienen unidos entre sí para formar una barrera de protección, tienen una vida útil limitada. Son capaces de combatir los ataques de algunas sustancias contenidas en los medicamentos, así como de otras que podemos encontrar en los alimentos que consumimos a diario, incluyendo los “azúcares simples”, el gluten, la lactosa, algunos aditivos y pesticidas, perturbadores endocrinos y otras sustancias nocivas.

Cuando el intestino no funciona correctamente, deja pasar sustancias que son “negativas”  para el cuerpo, provocando con ello reacciones de tipo inflamatorio. Todavía no se conocen todos los factores que pueden alterar la permeabilidad intestinal, pero conviene adoptar ciertos principios alimentarios que detengan el proceso de sensibilidad y ayudarse de una buena suplementación nutricional

3dbce377-fe2e-4ec8-b3f4-924a2e48b4fd-620x412

  1. Actuar sobre el efecto «colador»

TOLERANCE_2015Inovance TOLERANCE reúne ciertos micronutrientes que actúan como protectores de las células intestinales. TOLERANCE contiene, ante todo, 1,5 g de glutamina, un aminoácido que nutre los enterocitos y refuerza su membrana: la cohesión entre los enterocitos se mantiene, ofreciendo así un efecto barrera que evita el efecto «colador». También aporta chlorella y clorofila, ricas en pigmentos anti-radicales para combatir los “agresores”. Ambas absorben y capturan las sustancias que dañan el intestino. El Zinc contribuye a la detoxificación y la protección de las células frente al estrés oxidativo. La vitamina D actúa para mantener un buen equilibrio del sistema inmunitario: toda falta de vitamina D puede provocar una disbiosis intestinal (desequilibrio de la flora intestinal) que acentúa la sensibilidad alimentaria.

Por último, el romero (Rosmarinus officinalis) ha sido seleccionado por sus efectos beneficiosos sobre el sistema digestivo (anti-hinchazón abdominal, dolores y espasmos abdominales). Estos beneficios fueron ya reconocidos en su día por los griegos, los romanos, los egipcios…

Se recomienda tomar regularmente un comprimido en cada una de las 3 comidas diarias durante un periodo de 1 a 3 meses.

  1. Mejorar el estado de la flora intestinal

REDUFLAT_2015La disbiosis intestinal suele aparecer en los casos de hipersensibilidad intestinal, acentuando la sensación desagradable de “no digerir adecuadamente”. La mejor solución es optar por una suplementación que aporte aquellos fermentos lácticos capaces de limitar las fermentaciones excesivas y contribuir a la protección de las paredes de los enterocitos.

Inovance REDUFLAT contiene extractos de vegetales, de minerales, algas y cepas microbióticas.

Contiene 3 cepas con funciones digestivas como son el Lactobacillus Plantarum, el Lactobacillus Casei y el Bifidobacterium Longum, con 2,1 millones de bacterias (por cada 2 comprimidos). Gracias a la procedencia específica de sus cepas, muchas de ellas consiguen llegar hasta el intestino, permitiendo así una renovación equilibrada de la flora intestinal. REDUFLAT contiene también fibras  oligosacáridas y actúa como prebiótico, favoreciendo el desarrollo y la actividad de las bacterias intestinales.

De forma sinérgica, los extractos de hinojo, carbón vegetal y arcilla verde son reconocidos por su capacidad para absorber los gases, obtener un efecto antiácido y proteger el intestino, dinamizando así la acción de Inovance TOLERANCE.